Herramientas para la administración financiera de corto plazo. Parte II: Capital Neto de Trabajo.

Concepto.

1. El capital de trabajo (o capital bruto de trabajo): Es el monto del activo circulante. Representa el importe de los recursos necesarios para el desenvolvimiento corriente de la empresa.

2. El capital neto de trabajo: Es el excedente del activo circulante sobre el pasivo circulante. Este concepto será el fondo de nuestro estudio.

Importancia.

1. El monto del capital neto de trabajo, por sí solo, revista gran importancia puesto que constituye la base del financiamiento de las operaciones corrientes de la empresa.

2. Hace posible pagar oportunamente todas las obligaciones y aprovechar la ventaja de los descuentos por pago anticipado.

3. Permite tener inventarios a niveles que capacitarán al negocio para servir satisfactoriamente las necesidades de sus clientes.

4. Capacita a la empresa para otorgar condiciones de crédito favorables a sus clientes.

5. El capital neto trabajo es una indicación de la capacidad de un negocio para pagar su pasivo circulante conforme este vence. Es por lo tanto, un indicador de la medida de solvencia de corto plazo.

6. También se utiliza como indicador de riesgo. En este contexto, el riesgo es la probabilidad de que una empresa encuentre dificultades financieras, como la imposibilidad de liquidar oportunamente sus cuentas. Por esto, el capital neto de trabajo influye en su capacidad para obtener financiamiento en forma de deuda.

Forma de determinarlo.

1. El capital neto de trabajo se determina: Restando del activo circulante, el pasivo circulante.

2. Ejemplo[1]:

El capital neto de trabajo sería el siguiente:

Razón del capital neto de trabajo.

1. El capital neto de trabajo debe ser suficiente para el pago del pasivo circulante a su vencimiento, así como para el financiamiento de las operaciones corrientes.

2. Pero el monto del capital neto de trabajo no será un indicador suficiente para concluir la existencia o no de una sana posición financiera de corto plazo.

3. Supóngase el siguiente ejemplo:

4. Ambas empresas presentan el mismo monto de capital neto de trabajo, pero ¿cuál de ellas tiene una mejor posición para afrontar sus deudas de corto plazo?

5. La respuesta a esta interrogante se obtiene con el uso de la Razón del Capital Neto de Trabajo, que es equivalente a la Razón del Circulante. Para su determinación, basta con dividir el activo circulante por el pasivo circulante. En el ejemplo, la empresa A tiene una razón de $2 a $1, lo que significa que por cada peso que debe, tiene 2 pesos para pagar. La empresa B tiene una razón de sólo $1,05.

6. También se puede utilizar otro punto de vista, dividendo el pasivo circulante sobre el activo circulante, multiplicando el resultado por 100 para expresarlo en porcentaje. La empresa A presentaría en este caso un 50% de deuda circulante, y la empresa B un 95%. Es decir, la empresa A puede soportar una disminución de hasta el 50% de su activo circulante, mientras que la empresa B sólo puede soportar un 5% de disminución.

Composición.

1. Para entender como se compone el capital neto de trabajo, es necesario conocer las partidas que forman el activo y el pasivo circulantes.

2. El activo circulante se compone, principalmente, de las siguientes partidas:

  • Efectivo;
  • Cuentas por cobrar;
  • Inventario.

3. Por su parte, el pasivo circulante se forma, por ejemplo, por deudas con:

  • Proveedores;
  • Bancos por préstamos;
  • Tesorería por concepto de impuestos mensuales por pagar.

4. La composición del capital neto de trabajo variará de una empresa a otra, puesto que el giro de cada una determina los activos y deudas que requiere para su normal desenvolvimiento. Una empresa dedicada a la prestación de servicios requerirá poco o casi nulo inventario, mientras que para un minimarket, por ejemplo, será un elemento clave la mantención de esta partida.

Capital neto de trabajo adecuado.

1. No es posible establecer una regla específica de cuanto es el monto adecuado a mantener de capital neto de trabajo. Esto porque el nivel de inversión que se haga en cada una de las cuentas que componen los grupos circulantes variará de una empresa a otra, como se vio anteriormente.

2. Además, muchos negocios tienen un volumen más o menos uniforme de ventas de un mes a otro; en tanto que otros negocios, de naturaleza estacional, tienen una acumulación de sus ventas durante unos pocos meses del año.

3. Una razón del circulante de 2 a 1, a veces puede ser considerada como satisfactoria, pero como se mencionó, el monto del capital neto de trabajo y el tamaño de la razón del circulante dependen de muchos factores, por lo que no puede designarse una razón estándar o común del circulante como apropiada para todos los negocios. Una razón de 2 a 1 debe ser utilizada como punto de partida para investigaciones posteriores.

Capital neto de trabajo excesivo.

1. Los fondos excesivos invertidos podrían ser utilizados para reducir sus deudas o distribuir dineros a sus propietarios.

2. Un exceso de mantenimiento de efectivo en caja o en banco hace perder su valor adquisitivo, además de dejar de percibir ganancias por inversiones.

3. El exceso de capital neto de trabajo puede estar invertido en cuentas por cobrar que jamás se recuperarán, lo que resulta engañoso si no existen estimaciones de incobrabilidad.

4. Gran parte del excedente puede mantenerse en inventario obsoleto o mermado, que revela un bajo control por no castigar oportunamente estas existencias.

Capital neto de trabajo insuficiente.

1. Demás está decir lo crítico que resulta para una empresa el no contar con fondos disponibles para cubrir sus operaciones corrientes.

2. Una falta de efectivo hace que la empresa pague elevados costos por atrasos, posibilidad de que le bloqueen o cancelen el crédito, incluso demandas si no pudo cumplir sus obligaciones laborales.

3. Si la empresa no ha podido realizar ventas durante el actual período, su posterior ciclo de operación se verá gravemente afectado por no contar con la recuperación de ingresos por ventas, debiendo recurrir a créditos o préstamos con el elevado interés que conlleva.

4. Una falta de inventario hace que la empresa pierda clientes por no poder satisfacer a tiempo sus necesidades.

Administración del activo circulante.

1. Esto se relaciona con la composición, uso y combinación de las cuentas del activo y pasivo de corto plazo, y como su combinación influye en las características de riesgo y rendimiento de la empresa.

2. Administración del efectivo: Se debe mantener siempre una cantidad de efectivo que permita cubrir por lo menos seis períodos del “ciclo de operación”, concepto que analizaremos en la parte III de estas publicaciones. En términos generales, si las obligaciones de un mes suman $100.000, se debe tener en efectivo o en cuentas bancarias $100.000 para cubrir dichas obligaciones, y $500.000 en inversiones temporales de fácil liquidación. Esto se basa en que a medida que se van liquidando las deudas, se deben ir recaudando ingresos que permitan cubrir el ciclo de operación siguiente. Los $500.000 que permanecen invertidos funcionan como un stock de seguridad.

3. Administración de las cuentas por cobrar: Se trata de establecer una adecuada política de crédito, lo que incluye:

  • Establecimiento de los estándares de crédito: Evaluar a quién se le otorgará el crédito, si será a cualquier cliente o sólo a quienes presenten una confiable capacidad de pago.
  • Establecimiento de las condiciones del crédito: Evaluar el plazo por el que se otorga el crédito, y si es que incluirá condiciones de descuentos para incentivar el pronto pago.
  • Establecimiento de procedimientos de cobranzas: Ya sean llamadas telefónicas, correos electrónicos, cartas, aplicación de intereses por mora, o la toma de acciones legales para agilizar el pago de la deudas.

4. Administración del inventario:

  • El no tener inventarios, significaría la pérdida de ventas, por lo que los clientes cambiarían de proveedor. El tener una cantidad excesiva de inventario aumenta sus costos de mantenimiento (seguros, mermas, obsolescencia, hurtos y costo de oportunidad por tener fondos inmovilizados en el inventario). El tener una cantidad óptima de inventario reduce el riesgo de que una empresa tenga dificultades para conseguir insumos para su producción, o mercadería para su reventa.
  • Es de vital importancia mantener un control sobre el tiempo que se requiere para la fabricación o para la adquisición de materias primas o mercaderías: Entre que una empresa determine sus necesidades de inventario, comience a cotizar con sus proveedores, se decida a cuál de ellos comprará, elabore las órdenes de compra, realice el pago, reciba la existencia y la ponga a disposición para la venta, pueden transcurrir varios días. Debido a que no se puede dejar a los clientes en espera por tantos días, la empresa debe mantener un stock de seguridad que le permita cubrir sus ventas, por lo menos, por dos períodos de proceso de compras.

Administración del pasivo circulante.

1. Administración de los proveedores:

  • Una empresa siempre debe intentar negociar el máximo plazo posible para el pago de sus deudas. Si la empresa negocia un crédito de, por ejemplo, 60 días, durante ese tiempo puede adquirir efectivo de la venta de la mercadería, antes de que la deuda venza, y volver aumentar su stock de inventario para la reventa. Además, siempre debe pagar el último día que se le permita. Si se le otorga un descuento por pagar dentro de los 10 primeros días, la empresa debe pagar el día décimo, no el segundo. Si no existen descuentos y se le otorga un crédito de 30 días, la empresa debe pagar el día 30.
  • Si la empresa tiene el dinero disponible para el pago, puede invertirlo, por ejemplo, en fondos mutuos cuya liquidación calce con el vencimiento de la deuda y obtener un ingreso extra durante aquel período. La empresa debe hacer que el dinero trabaje para ella tanto como sea posible, sin que esto signifique generar malas relaciones con los proveedores ni faltas a la ética ni a la legislación vigente.

2. Administración de los préstamos bancarios:

  • Antes de solicitarlo, siempre es necesario realizar comparaciones entre las diferentes alternativas de este financiamiento. El elegir entre uno y otro banco, puede resultar crucial en las sumas que finalmente se terminan pagando.
  • Aunque no existen muchas alternativas para administrar este tipo de obligaciones una vez contraídas, a veces es posible acceder a postergaciones de cuotas, reducciones de tasas o disminución de intereses por pagos adelantados.

3. Administración de impuestos:

  •  Siempre es conveniente evaluar las diferentes herramientas tributarias aplicables a una u otra empresa, con el objeto de realizar una planificación (dentro del marco legal vigente) que permita reducir su carga tributaria en el corto y/o largo plazo.
  • Entre una diversidad de alternativas, una forma común es la postergación del IVA. Si se tienen los fondos disponibles para su pago, estos pueden ser invertidos en mercaderías que permitan su conversión en efectivo al vencimiento de la postergación. A este respecto, resulta conveniente recordar que el artículo 5° de la Ley 21.256 aumentó transitoriamente la postergación del IVA de dos a tres meses (hasta el 31 de diciembre de 2021).

[1] Luis Vargas Valdivia, “Estado de Cambios en la Posición Financiera” (SOELCO, Chile) p. 11.

0 Likes

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat