Oficio N° 2701, de 2020, sobre gastos de teletrabajo.

1. La letra L.- del artículo 152 quáter del Código del Trabajo establece que “los equipos, las herramientas y los materiales para el trabajo a distancia o para el teletrabajo, incluidos los elementos de protección personal, deberán ser proporcionados por el empleador al trabajador, y este último no podrá ser obligado a utilizar elementos de su propiedad. Igualmente, los costos de operación, funcionamiento, mantenimiento y  reparación de equipos serán siempre de cargo del empleador.”

2. A su vez, el Ordinario N° 1389/007, de 2020, de la Dirección del Trabajo, establece que “las partes podrán acordar el establecimiento de asignaciones a propósito del uso de internet, de energía eléctrica, alimentación y otros gastos necesarios para el desempeño de las funciones encomendadas por el empleador…”

3. Desde el punto de vista del trabajador: si este recibiere una asignación (a veces, mal llamado bono) para compensar los gastos incurridos por él como consecuencia del teletrabajo, dichos montos no constituyen remuneración, por lo que no quedan afectas a Impuesto Único de Segunda Categoría.

4. Desde el punto de vista del empleador: dichas asignaciones son consideradas como gastos deducibles al momento de determinar la Renta Líquida Imponible, en virtud del artículo 31, N° 6 de la Ley sobre Impuesto a la Renta. Igual tratamiento se aplicará si la empresa pagase directamente los gastos, siempre y cuando exista una debida acreditación de aquellos.

0 Likes

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat