Palabras de Paul Joseph Esquerre (1872-1934)

“Un contador”, dijo Paul Joseph Esquerre (C.P.A.), “es también un consejero que en los libros de contabilidad, a menudo intencionalmente confusos, debe buscar hechos que lo capaciten para emitir juicios sobre las situaciones financieras, para guiar el juicio de otras personas en asuntos mercantiles, para recomendar reorganizaciones que remedien situaciones delicadas, y proponer medios de protección a los intereses de sus clientes.

Debe ser capaz de impugnar de una manera terminante todo aserto que sea mera especulación y que se base en hechos supuestos que no puedan resistir la prueba de un análisis de contabilidad; debe ser capaz, también, de defender sus opiniones presentando pruebas fundamentalmente correctas, que no puedan ser discutidas; debe estar tan familiarizado con la estructura de las cuentas, que la sola mención de una transacción financiera presente en su mente un diagrama de la posición que los hechos registrados deberán ocupar en los libros, y del efecto que producirán en otros hechos ya registrados con anterioridad; y, finalmente, en este orden de ideas, debe estar presto a aplicar el principio contable que corresponda, de tal manera que obligue a los números a revelar lo que podrían ocultar a los ojos de un profano”.

4 Likes

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat